Peritonitis infecciosa felina (PIF)

¿Qué es la peritonitis infecciosa felina?

La peritonitis infecciosa felina es una infección viral fatal de gatos domésticos y salvajes causada por una cepa específica del virus llamada coronavirus felino. Dado que produce coronavirus alfa en gatos, se diferencia del coronavirus SARS-Cov-2, que produce COVID-19, un alfavirus beta en humanos. El FCoV se encuentra tanto en gatos domésticos como al aire libre.  La tasa de infección aumenta drásticamente en los hogares con varias camas en comparación con los hogares con un solo gato.  

 

Aunque el coronavirus felino (FCoV) solo causa diarrea leve en los gatos, su cepa mutada puede provocar enfermedades graves que pueden causar la muerte en los gatos. Alrededor del 10 % de los gatos infectados desarrollarán una infección conocida como virus de la peritonitis infecciosa felina (FIPV, por sus siglas en inglés) que puede propagarse por todo el cuerpo. Cuando se vuelve progresiva, comienza a afectar los riñones, el abdomen y el cerebro.

 

¿Cuáles son los signos clínicos de la PIF?

Los síntomas de la peritonitis infecciosa felina son diversos y pueden hacer que el diagnóstico clínico basado en los síntomas sea bastante difícil. Al principio, algunos síntomas vagos son comunes. Estos incluyen fiebre fluctuante, pérdida de energía e inapetencia. Después de un tiempo, los gatos pueden presentar una enfermedad "seca" o "no efusiva" o una enfermedad "húmeda" o "efusiva".

PIF seca o no efusiva

Causa principalmente lesiones inflamatorias alrededor de los vasos sanguíneos que afectan los riñones, el hígado, los pulmones, el cerebro y la piel. Los gatos con la forma seca de PIF pueden mostrar los siguientes signos clínicos.

  • convulsiones

  • Movimiento corporal descoordinado

  • Sed excesiva y micción

  • Pérdida de peso

  • Ictericia

  • vómitos
     

PIF húmedo o efusivo

En la PIF húmeda, las reacciones inflamatorias afectan los vasos sanguíneos y causan vasculitis y pérdida de líquido de la sangre hacia el tórax y la cavidad abdominal. Como resultado, se acumula una gran cantidad de líquido en el abdomen y el pecho, lo que provoca una apariencia barrigona y dificultad para respirar.

 

¿Cómo se puede diagnosticar la PIF?

Los síntomas de PIF son amplios pero vagos, lo que dificulta el diagnóstico. Además, su veterinario no puede diagnosticarlo basándose en un solo análisis de sangre. Los siguientes factores pueden facilitar el diagnóstico si su gato:

  • Muestra signos clínicos de PIF

  • Caídas en los grupos de alto riesgo (por ejemplo, gatos de colonia, gatos de colonia, etc.)

  • Se presenta con coloración amarillenta de ojos y encías.
     

Según las pruebas de laboratorio, un gato afectado por PIF puede tener:

  • Linfopenia o disminución del número de glóbulos blancos

  • Neutrofilia o un aumento en el número de neutrófilos

  • Deficiencia de sangre

  • Aumento de la concentración de proteínas.

  • Altos niveles de enzimas hepáticas y bilirrubina
     

Además, existen muchas otras pruebas que pueden confirmar su diagnóstico. Algunos de ellos son:

  • Rayos X y Ultrasonido

  • Prueba de inmunoperoxidasa

  • Tecnología de reacción en cadena de la polimerasa

  • Biopsia

Opciones de tratamiento de PIF

A pesar de los avances en la tecnología médica, el tratamiento de la PIF sigue siendo un desafío. Sin embargo, investigaciones recientes han demostrado que GS-441524. un fármaco antiviral puede ser eficaz para tratar la peritonitis infecciosa felina.

 

Tenga en cuenta que el medicamento GS-441524 no está aprobado por la FDA para el tratamiento de PIF en el momento de escribir este artículo. Pero sus altas tasas de respuesta de hasta el 80-95 % dan esperanza para tratar la PIF. Algunos tratamientos de apoyo que son efectivos contra el FIV incluyen la transfusión de sangre y el drenaje del líquido acumulado en el cuerpo.

 

Prevención de la PIF

Quizás se esté preguntando: ¿existe una vacuna para la PIF felina? Si, está disponible. Pero el Panel Asesor de Vacunas Felinas de la Asociación Estadounidense de Profesionales Felinos no ha recomendado esta vacuna. Sin embargo, es seguro y debe consultar a su veterinario con respecto a esta vacuna. Puede tomar las siguientes medidas de precaución para prevenir la PIF.

  • Mantener la higiene de los gatos y sus areneros

  • Evita el hacinamiento de gatos en tu espacio

  • Mantenga a los gatos saludables

 

Conclusión

La peritonitis infecciosa felina es una infección en gatos causada por un coronavirus felino. Sus síntomas son variados y complejos, pero comúnmente se presenta en forma seca o húmeda. Su veterinario puede hacer el diagnóstico basado en signos clínicos y varias pruebas de laboratorio. GS-441524 es el fármaco más prometedor para tratar la PIF con una tasa de éxito que oscila entre el 80 y el 95 %. La mejor manera de prevenir esta enfermedad es tomando medidas de precaución que incluyen evitar la exposición a otros gatos, desinfectar periódicamente las áreas frecuentadas por los gatos, como cajas de arena, comederos, chinchetas, jaulas y cajas para mascotas, mantener solo un gato por hogar e incluir Vacunación contra la peritonitis infecciosa felina como parte del programa básico de vacunación para todos sus gatos.